22/9/17

TEMPLO DE AKSHARDHAM (India)

Hay pocos lugares en el mundo que cuenten con tantos y tan impresionantes templos como Nueva Delhi, la capital de la India. Entre los que conforman la colección de esta ciudad, parece que ninguno se pueda comparar a la belleza y majestuosidad del gran templo de Akshardham.

Situado a la salida de una carretera principal, Noida Link Road, así como en las proximidades de una estación de metro, Akshardham es el templo hindú más grande del mundo, un gratificante hallazgo de desproporcionadas dimensiones. Akshardham es el nombre del complejo, y hay muchas cosas diferentes para ver dentro de este hermoso tesoro de la arquitectura india.
El complejo fue inaugurado en 2.005, después de décadas de planificación y construcción. La idea original de construir un templo en las orillas del río Yumana para el culto se inició en el año 1.968. Debido a varias circunstancias imprevistas, así como a algunas otras previstas, el proyecto se retrasó varias veces. Finalmente, después de cumplir con los requisitos ambientales, se pudo hacer realidad, que a día de hoy luce en toda su gloria. Fue inaugurado el 6 de noviembre de 2.005 y construido de acuerdo con las directrices de la arquitectura de antiguas escrituras hindúes.

El edificio principal de este gran complejo se llama Akshardham Mandir. Es el edificio más alto, con 141 pies (43 m.) de altura. A lo largo de sus paredes se pueden contemplar hermosas tallas de flora, fauna, músicos y bailarines. Todo el edificio fue construido con piedra arenisca y mármol.
La mayoría de los edificios del mundo contienen partes de acero o metal que se introdujeron durante las respectivas construcciones para dar fuerza y consistencia a las estructuras. Curiosamente, en el templo de Akshardham no se utilizó absolutamente ningún metal en su construcción. Según los expertos, la estructura es extremadamente fuerte. Incluso más fuerte que los edificios construidos con una estructura de acero.

Akshardham Mandir también contiene una gran cantidad de pilares bellamente tallados, así como decenas de miles de murtis. Un Murti es una pintura, dibujo, escultura o talla que representa a un espíritu divino. El murti se cree que es un medio de comunicación con el Brahman en el hinduismo.

El Kund Yajna, o fuente musical, es una característica destacada del complejo. Las fuentes se utilizan para mostrar varias filosofías entre otras creencias hindúes.
En el complejo también existe el llamado “Sanskruti Vihar” (un paseo en barco). Está diseñado para llevar a los visitantes en un recorrido por esculturas que representan distintas figuras de la historia antigua. También hay un jardín que contiene una extensa variedad de flores, plantas y arbustos.
En el año 2.007, Akshardham fue incluido en el Libro Guinness de los Récords por ser el mayor templo hindú que se ha completado en el mundo. A pesar de que ha sido cuestionado debido a reclamos de que existen templos hindúes más grandes, según el Libro Guinness, Akshardham es el número uno.

15/9/17

TEMPLO DE PRIMAVERA (China)

El Buda del Templo de Primavera es la estatua más grande del mundo (por lo menos hasta día de hoy) y ha sido incluida en el Libro Guinness de los Récords. Se encuentra en el “Fodushan Scenic Area”, dentro del municipio de Zhaocun en China.

La estatua representa al Buda Vairocana y tiene una altura de 420 pies (128 m.), en los que se incluye una base en forma de flor de loto. A su vez, la estatua y su base se encuentran sobre dos estructuras más, las llamadas “Diamond Seat” y “Xümi Seat”, que si se incluyesen, harían una altura total de 208 metros.
En “Diamond Seat”, compuesto por 5 niveles, se pueden ver cerca de 5.000 pequeños santuarios.

El Buda del Templo de Primavera se comenzó a construir en el año 1.997 y se finalizó en 2.008. El Buda es enorme, está hecho de 108 kilos de oro, 3.300 toneladas de aleación de cobre y 15.000 toneladas de acero. Se estima que tuvo un coste de unos 55 millones de dólares (48 millones de euros). Cualquier visitante puede acercarse a tocar sus dedos del pie y darse cuenta realmente de la majestuosidad de esta maravilla.
Una comparación del Buda del Templo de Primavera (153 metros con base y “Diamont Seat”) con la Estatua de la Libertad (93 metros de altura), Estatua de la Madre Patria (91 metros de altura), Cristo Redentor (39,6 metros de altura) y el David de Miguel Ángel (5,17 metros de altura).

A pesar de su récord de altura, el Buda del Templo de Primavera sigue siendo una maravilla prácticamente sin descubrir en el mundo debido a que se “esconde” en una zona remota de la provincia china de Henan. El complejo suele estar muy poco concurrido y llegar hasta aquí toma un viaje en autobús de 2 horas desde la ciudad más cercana, Lushan. A su vez, Lushan es también una ciudad muy pequeña lejos de cualquier otro lugar.
Una vez en el complejo del Buda del Templo de Primavera, para llegar a la estatua hay dos grandes escaleras, cada una con 365 escalones. Además, una vez dentro del edificio inferior, hay más escaleras… En total, para acercarse a los pies de la estatua, habrá que subir aproximadamente unos 1.000 escalones. Aunque si eso suena demasiado agotador, también existe un servicio de mini autobús para evitarse tanto escalón.
Si uno se decide a visitar la estatua, tiene que saber que también podrá admirar el templo Foquan (debajo de la estatua), la llamada “Campana de la buena suerte” y, además, el centro de aguas termales Yaoshan Fuquan.

https://destinoinfinito.com/buda-del-templo-de-primavera

9/9/17

EL QUETZAL

El Quetzal es el ave nacional de Guatemala y simboliza la libertad. Ave de larga cola y muy delicada, de plumas verdes como la maleza donde habita, con ribetes de color azul como el mar y pecho rojo.

El Quetzal es un símbolo de Mesoamérica, considerado como la representación de Quetzalcóatl y Kukulkán, la serpiente emplumada, pues al volar su cola se mueve en el aire como lo hace una serpiente al arrastrarse, que da nombre al dios azteca Quetzalcóatl. Los Reyes y sumos sacerdotes llevaban tocados de plumas de quetzal que era símbolo de luz y vida para los aztecas y los mayas.

El Quetzal (Pharomachrus mocinno) pertenece a la familia Trogonidae, habita en bosques tropicales y subtropicales de África, Asia y América, llegando hasta el sur del estado de Arizona.
Los miembros de esta familia se consideran un grupo mono filético, pues se derivan de una sola línea ancestral que se originó en el Mioceno en África-Europa, Asia, y América es un segundo sitio de diversificación.
Todos los miembros de la familia comparten un tipo particular de morfología heterodáctila de las patas (esto significa que tienen dos dedos hacia delante y dos hacia atrás), que no ha sido descrita para ningún otro taxón actual o del pasado.
Trogonidae es la única familia del orden Trogoniformes, es un grupo de posición taxonómica incierta, ya que no están claras sus relaciones filogenéticas con otros grupos de aves. Estudios recientes han intentado esclarecer sus relaciones de parentesco con otras especies de aves analizando la variación mostrada por caracteres moleculares; sin embargo, los resultados obtenidos son divergentes.
Los miembros actuales de Trogonidae se consideran entre las aves más llamativas del mundo debido a su plumaje. Las especies de esta familia presentan un marcado dimorfismo sexual:
Los machos, lucen los colores más vistosos con tonalidades de rojo, rosa, anaranjado, amarillo y verde, mide aproximadamente 35 centímetros de largo y las plumas de la cola cerca de 90 centímetros. Su color iridiscente varía de acuerdo con la incidencia de la luz, desde el dorado hasta el azul y el verde esmeralda, contrastando con el rojo de su vientre.
Las hembras, son de colores más opacos y pardos y no presenta largas plumas.

Pharomachrus mocinno especie exclusiva de Mesoamérica, habita en los bosques de niebla del sureste de México hasta el noreste de Panamá. Las otras cuatro especies del género se encuentran en zonas boscosas de Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.
Para Pharomachrus mocinno se reconocen dos subespecies: la norteña (P. m. mocinno), que se encuentra desde el sureste de México hasta Nicaragua, y la sureña (P. m. costari-censis) que se distribuye en Costa Rica y en Panamá. Las poblaciones de estas subespecies están separadas geográficamente por el lago Nicaragua, cuya superficie de 8.624 km2 representa una barrera que los Quetzales no son capaces de cruzar, ya que un individuo de quetzal puede desplazarse en un vuelo único a una distancia máxima de 30 kms.